3 Errores que no te permiten mejorar como fotógrafo

NO TE TOMAS EL TIEMPO DE OBSERVAR LA COMPOSICIÓN

Si no aprendes a tomarte las cosas con más calma, y a dedicar tiempo a observar lo que te rodea, terminarás por decirte a ti mismo que no vale la pena sacar la cámara porque no hay nada interesante que fotografiar. Trata de llevar las cosas con calma antes de proponerte a llevar tu cámara contigo a todos lados, siempre he tenido el afán de sacar la cámara a donde me vaya con mis amigos, sin embargo, termino por dejar la cámara en la mochila, pues no me doy el tiempo necesario para observar que podría hacer interesante un paisaje, la arquitectura de un edificio o un simple retrato, tomate tiempo para mejorar la composición fotográfica de tus imágenes y verás como mejorar tu técnica

TE PREOCUPAS DE LO QUE VAYAN A PENSAR

Se puede entender que estar sometido a la mirada de la gente puede dar algo de miedo cuando te paseas con la cámara por las calles de tu ciudad. Es una pena que no te atrevas a tirarte por el suelo, porque crees que vas a hacer el ridículo o que la gente va a pensar que los quieres fotografiar a ellos; pero,
¿Sabes qué? Todo esto es mentira. A la gente le da exactamente igual lo que hagas. No es broma, haz fotos en la calle, incluso tirado en el suelo, nadie te prestará la más mínima atención.

NO LLEVAR LA CÁMARA CONTIGO

Este ámbito es un poco más a gusto personal, lo técnico no tiene tanta relevancia en tanto sepas manejar los principios de la fotografía: composición y luz; sin embargo, para un mayor manejo de lo que se quiere lograr en una fotografía siempre es bueno tener la cámara a la mano, te recomiendo que lleves tu cámara todos lados, no dejes que solo ocupe espacio en tu habitación y recolecte polvo ¡Úsala! La fotografía es un arte que requiere práctica, es la única forma en como entrenarás el ojo para componer mejor, pues de nada te servirá tener un cámara si verás como otros usan las suyas para aprender.

Hacks de fotografía

Los siguientes trucos que te voy a mostrar, son trucos muy accesibles y económicos que puedes aplicar a tus fotografías para tener efectos geniales en ellas con objetos que son fáciles de conseguir, incluso en tu propio hogar.

El primer truco o hack que voy a enseñarte es el cómo conseguir fotos macro con el mismo lente u objetivo que tengas en tu cámara. Lo únicos que necesitas hacer es sacar el lente que utilices en tu cámara y darle la vuelta.

Con este truco “aumentarás”, por así decirlo, la distancia focal entre el sensor de tu cámara y el objeto a fotografiar consiguiendo ese efecto macro que tanto fascina sin la necesidad de comprar un objetivo macro.

El segundo hack que te voy a enseñar tiene que ver con la manipulación de lo que llamamos bokeh. Este sencillo truco te va a permitir manipular las formas del bokeh según tu preferencia, lo único que necesitas es: un lente con una gran apertura de diafragma, (2.8 o menos) para tener el desenfoque que necesitamos, y cortar un trozo de papel negro del tamaño del elemento frontal del lente que vas a utilizar para fotografiar, puede ser la forma de un corazón, estrellas, una cruz, manipula la forma según el efecto y mensaje que quieras denotar en la fotografía.

El tercer truco que verás en esta publicación solo demandará el uso de unos lentes de sol para crear un efecto difuminado de color en la fotografía, en incluso puedes utilizar los lentes para manipular mejor la exposición de la composición en tu cámara.

El último truco que voy a mostrarte tiene que ver con la manipulación de la luz en tus fotografías, para esto utilizaremos el flash de nuestra cámara dslr. El flash por defecto de nuestra cámara es una luz muy dura, que puede crear sombras poco deseadas en nuestro modelo se realizamos retratos, así que pasa suavizar la luz de y difuminar un poco las sombras, lo único que tenemos que hacer es poner una bolsa de plástico

El mundo de lo pequeño ante los ojos: Macrofotografía

“Macro” significa grande. La Macrofotografía es por lo tanto una rama de la fotografía en la que el sujeto fotografiado resulta “grande” en la foto, igual de grande que en la vida real o más grande. Por ejemplo, si el tamaño de una hormiga en la foto es igual o más grande que su tamaño en la vida real, ésa es una foto Macro.

Desde mi punto de vista el uso de este tipo de fotografía es el de contemplar la belleza de las cosas “pequeñas” que nos rodean. Y digo pequeñas entre comillas porque el que sean pequeñas es algo muy relativo, sólo son pequeñas en nuestros ojos, y ahí es donde surge la utilidad de la Macrofotografía, que es capaz de enseñarnos la belleza del sujeto en cuestión.

¿Qué necesito para empezar a hacer fotos Macro?

Mucha gente quiere comprar su DSLR y se pregunta cuál es la más indicada para hacer fotografía Macro. La cámara sólo hace la foto, el que enfoca es el objetivo y por lo tanto no te tienes que preocupar por el tema Macro a la hora de comprar la cámara.

Lente conversor Macro

Es la opción de quien no puede costearse un objetivo Macro auténtico. Consiste en emplear la cámara con cualquier objetivo que tengamos a mano, incluso el del kit original, y engancharle a este objetivo un pequeño lente conversor que, como su propio nombre indica, convierte el objetivo normal en un Macro.
Es una opción muy barata la verdad, ya que los lentes conversores suelen tener un precio muy asequible.

Objetivos Macro

Si has intentado enfocar con tu objetivo normal a una distancia muy pequeña habrás comprobado que éste tiene una distancia de enfoque mínima, debajo de la cual ya no enfoca.
Pues bien, los objetivos Macro son objetivos que gozan de la habilidad de poder enfocar a distancia muy muy reducidas. Son objetivos que siguen pudiendo enfocar incluso estando casi pegados al objeto o sujeto que estamos fotografiando.
Es fácil encontrar este tipo de objetivos ya que en su caja, nombre o descripción suele aparecer la palabra “Macro”, y suelen tener una distancia focal comprendida normalmente entre los 50 y los 200mm (aunque los hay incluso de 500mm).